«Nuevo espectáculo»

Y Pinocho rompió el cascarón. Seguiremos creciendo, porque sabemos que aún nos queda mucho por hacer.

 

Nuestra apuesta: la palabra, la música. Liberarnos, despojarnos de cualquier artificiosidad. Permitirle al público ver, llenar espacios «vacíos» invitando a participar activamente a su imaginación, ese músculo que ejercitamos poco y se vuelve vago.

Como dice Peter Brook

«Paradójicamente, cuantos menos elementos le demos, la imaginación va a estar más contenta, porque es un músculo que disfruta jugando juegos»

 

Anotaciones de cuaderno

El actor es un atleta de lo afectivo. Debe tener una actitud orgánica, pues de su “soplo”, que nace de lo profundo de su ser, surgen las pasiones. Debe conocer exhaustivamente su cuerpo, relacionando lo orgánico con lo psíquico. Así su trabajo se realiza desde su interior, desde su propia energía vital. Del mismo modo, trata su voz. El sentido y la implicación psicológica pasan a un segundo plano; debe buscar, como en el teatro oriental, la música de la palabra, su sonoridad, que habla directamente al inconsciente. La palabra será dicha como movimiento y el gesto tendrá la claridad de la palabra, pues estos gestos deben estar purificados de toda cotidianidad. Artaud

 

Después de la visita de Jorge Padín y Juan Berzal, que nos han alimentado con su mirada en el camino de esta nueva creación, seguimos Gozando de la colaboración de amigos. Hemos recibido la visita del Simone Fontanelli, compositor de la música de nuestro espectáculo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anotaciones de cuaderno

Desde el punto de vista de la forma, el modelo de todas las artes es el arte del músico. Desde el punto de vista del sentimiento, el modelo es el talento del actor.
Oscar Wilde

Adentrándonos en un universo nuevo: una propuesta para clarinete y actriz

La mar o el mar. Nos hemos acercado a un espacio de ensayo algo insólito para respirar, para probar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anotaciones de cuaderno

Para el verdadero músico, la música suscita, al acabar, un silencio sólido y preciso rayano en las ganas de llorar.

Creo que es un silencio que aplasta al intérprete de la misma forma que el agua pesa sobre quien se zambulle en el océano

Abrir por fin los ojos, cuando se toca de memoria, es como respirar

como una foca que asoma el morro fuera de su agujero

los esquimales, en lengua inuit, llaman «ojos» a esos agujeros que las focas excavan en los bancos de hielo para sobrevivir tomando oxígeno del aire

P. Quignard