Pequeñas piezas son propuestas escénicas no convencionales, con las que nos gusta jugar y adaptarnos a los espacios (no teatrales) que nos proponen.