vida secreta

Para el verdadero músico, la música suscita, al acabar, un silencio sólido y preciso rayano en las ganas de llorar.

Creo que es un silencio que aplasta al intérprete la misma forma que el agua pesa sobe quien se zambulle en el océano

Abrir por fin los ojos, cuando se toca de memoria, es como respirar

como una foca que asoma el morro fuera de su agujero

los esquimales, en lengua inuit, llaman «ojos» a esos agujeros que las focas excavan en los bancos de hielo para sobrevivir tomando oxigeno del aire